Por qué y cómo se compra cuando el mercado entra en pánico

A raíz de una conversación con Joan J. y Daniel C., clientes de Kau Markets EAFI se me ocurrió hacer este artículo y tratar de explicar cómo se prepara un inversor Contrarian para ganar dinero a espuertas en un mercado que entra en pánico. Esto tiene sentido aquí, pues el origen de las ganancias extraordinarias se asienta en la cartera de Retorno Absoluto que desde Kau Markets EAFI asesoramos, y es lo que concierne en particular a Joan y el resto de clientes de nuestra firma.

En este ​artículo profundizamos sobre el modo de actuar ante las caídas, cómo enfrentarnos a mercados que entran en pánico; cómo aprovecharlo sin sufrirlo, sino preparándonos para que en el siguiente período alcista nuestra cartera gane dinero, más que proporcionalmente, como sucede con los inversores de éxito que etapas bajistas, donde la gente ha perdido mucho dinero, ellos han perdido pero mucho menos, y lo que es más importante, cuando la bolsa recupera, ellos doblan la subida.
​¿Cómo lo hacen?. Descúbrelo ahora

Además,

En Kau Markets EAFI tenemos la misión de facilitar el éxito a los inversores a través de la formación

 

Es obvio que muchos inversores dicen eso de “compra cuando todos los demás venden”, “compra cuando las bolsas caen y la gente se marcha en desbandada, y vende cuando ellos compran”, o cosas así…

Pero al inversor novel le sobreviene una pregunta en esos momentos, “¿cómo compro si estoy ya comprado y perdiendo dinero con las caídas?, ¿con qué dinero lo hago si no tengo  liquidez?”.

Los inversores billonarios dicen de comprar más si las acciones han caído porque están más baratas… pero para eso ¿de dónde sacan en dinero si están con el 95% del Hedge Fund invertido?. Parece que en muchas ocasiones se encuentran en una situación similar a la vuestra.

Una cosa es la liquidez que un fondo o particular tenga y otra cosa que compren con esa liquidez aprovechando las caídas. Generalmente no lo hacen con ese dinero, y menos si están muy invertidos ya que no les quedaría apenas liquidez disponible para comprar. Utilizan otros medios.

Los Hedge Funds, como su nombre indica son vehículos de inversión que usan cobertura (hedge), y aquí se encuentra la magia en estos escenarios donde estos inversores se preparan para ganar dinero muy por encima de la media, comprando cuando los demás venden y aprovechando precios ridículos en las acciones que, una vez el mercado se recupera y el vulgo piensa que “ya es momento de empezar a comprar otra vez”, los billonarios en realidad ya han ganado una fortuna.

A modo ilustrativo tanto para Joan como para el resto, voy a ilustrar cómo se hace usando como ejemplo la cartera de Retorno Absoluto de Kau Markets EAFI (que para que no sepa en qué consiste, os dejo aquí el enlace a un artículo que la describe).

 

Cartera de Retorno Absoluto. La mejor fórmula KAU de Inversión

 

El caso es que imaginar que estáis invertidos en un modelo de retorno absoluto con el 100% de vuestro capital, es decir no os queda liquidez en cuenta y sucede que el mercado se cae un 30%.

En un escenario tan bajista donde la gente entra en pánico y vende como si estuviera loca, nosotros querríamos comprar cuanto más mejor, pero sucede que no tenemos liquidez, ahora bien, un modelo de retorno absoluto tiene una cobertura, igual que los Fondos Hedge. La cobertura son las posiciones cortas de la cartera, esto que muchos “jornaleros” se dedican a demonizar en medios de comunicación porque hunden a los mercados. Que poco conocimiento… en fin.

Llegado ese momento si nuestra cartera se compone por ejemplo de un: 100% Largos – 60% Cortos, cuando el mercado caiga desde ese nivel, la cartera (los largos) perderán dinero, digamos que un 25%, y si el índice que usamos de cobertura caía un 30%, nuestra cobertura ganaría un 30%.

Por supuesto como podéis intuir estamos usando apalancamiento, pues en total nuestra cartera invierte el 160% del capital que tenemos en cuenta (muy Greenblatt, Asness y esta gente…).

 

Vamos a hacer algunas cuentas:

Valor de los Largos después de las caídas: 75% (la exposición a Largos cae un 25%)

Valor de la cobertura (cortos) después de las caídas: 78% (hemos ganando un 30% al 60% del capital que usamos de cobertura, lo que equivale a un 18% extra sobre el 60% que teníamos dispuesto para la cobertura).

Es decir en este momento tras las caídas, el portfolio se ha convertido en un: 100 Largos – 104% Cortos

¿Se ha entendido ésto?. Ha cambiado la Exposición Neta de la estrategia.

Donde en un principio la Exposición Neta era del 40%,

 

Exposición Neta = 100% Largos – 60% Cortos = 40% Neto Largos

 

Tras las caídas ha resultado de un -4%, es decir tenemos un poco más de Cortos que de Largos. Y el mercado vale un 30% menos.

Ojo no estoy echando cuentas de a cómo ha resultado la caída (todavía), tener en cuenta que un 25% de caída sobre el 100% del capital no compensa una ganancia de un 30% sobre el 60%. Es decir, estaríamos en pérdidas con la caída, sólo que perderíamos mucho menos de lo que habría perdido el inversor común que invierte sólo en Largos.

Por otro lado ahora viene lo importante… nuestro modelo, así como lo que hacen estos billonarios, no consiste en un Market Neutral, es decir, esta nueva Exposición Neta no es la que queremos, debemos rebalancear el portfolio total para volver al origen. Para ello venderemos el exceso de cobertura (que es beneficio en esa parte de la cartera), y con ese 18% extra compraremos acciones de la cartera que ahora se encuentran mucho más baratas.

Recordamos que estábamos al 75% Largos – 78% Cortos, con lo que si vendemos ese 18% extra de cobertura, y la bajamos al 60%, tenemos dinero para subir los Largos al 93%. Esta es la clave… Toda la película ha quedado en que hemos perdido en la caída un -7% Neto en lugar de un 25% que se desplomaba nuestra cartera, pero ojo el mercado había caído un 30% (el índice que usamos de cobertura), y sin embargo ahora tenemos un montón de Largos que habían caído un -25% comprados a precios súper baratos, y con una diferencia relativa en la compra positiva del 18% (es decir, la acciones nuestras habían caído un -25% pero nuestro portfolio ha caído sólo un -7%, pero hemos promediado al -25%).

 

Esto es una auténtica ventaja frente al resto de inversores, ¿por qué?

 

Cuando los mercados caen, las acciones se abaratan en términos relativos, podemos comprar acciones a precios mucho más bajos en relación a sus ganancias operativas. Y si antes esas acciones ya eran dignas de estar en nuestra cartera, ahora con ese extra de cash que hemos obtenido gracias a la cobertura, hemos aprovechado para comprarlas más baratas; lo que nos lleva a prepararnos para el siguiente rebote de las bolsas habiendo comprado cuando el resto de personas vendían por pánico.

El inversor Contrarian tiene que tener los nervios de acero para aprovechar estas circunstancias, porque si el año que viene, imaginar, la bolsa rebota un 25%, nuestra cartera se va a revalorizar mucho más, además de que en nuestro caso no partimos de un -25% sino de un -7% para iniciar el rebote. Podríamos cerrar el siguiente año con ganancias superiores al 50% sin ningún problema para el conjunto del portfolio.

El inversor Contrarian no necesariamente gana dinero cuando la bolsa cae, sino que aprovecha esa circunstancia para ganar dinero a espuertas en el siguiente ciclo alcista. Cuando los demás dicen “ya es hora de volver a comprar que parece que las aguas se han calmado”, el inversor Contrarian para ese momento ya cuenta con abultadas ganancias.

 

 

Espero que esta explicación oriente al inversor adecuadamente. No es cuestión de ganar dinero siempre, sino de hacerlo de una manera realmente extraordinaria cuando la bolsa lo permite; y para eso hay que saber aprovecharlo.

Los dos últimos años el mercado ha estado lateral-alcista, y desde el 2009 alcista. Las carteras de retorno absoluto o vehículos Long/Short, especialmente los últimos dos años, no reflejan ganancias extraordinarias pues la cobertura (los cortos) son más bien un lastre que resta ganancias a la subida del portfolio Long.

Pero lo mismo le ocurre a inversores de la talla de Joel Grenblatt, Cliff Asness, David Einhorn y un largo etcétera. Ellos están en una larga etapa de rentabilidad tan sólo “razonable”, nada extraordinaria. Pero así lo han hecho siempre, sus rentabilidades medias suben como la espuma en el 20% del tiempo cuando se dan circunstancias como las que he explicado en el artículo y las rentabilidades se disparan.

Hasta que eso ocurre, la paciencia es lo que a esa clase de inversores les permite no salirse del modelo, saben que a la vuelta de la esquina se encuentra una oportunidad que volverá a hacerles ganar miles de millones a ellos y a sus co-inversores.

Lo mismo debemos de hacer nosotros. Tener paciencia y enfocar el trabajo de forma que así responda a todos los escenarios. No nos vale ser como la mayoría de personas, sólo nos conformamos con hacer lo que hacen los billonarios. Ellos saben lo que hacen y todo tiene un porqué. La pregunta que debes de hacerte es:

 

¿Puedes tú tener la valentía de hacer lo que hacen ellos, o preferirás seguir a las masas porque el calor de la mediocridad de muchos da cobijo a vuestra propia inseguridad?

 

Yo lo tengo claro señores. Decidir vosotros del lado de quién queréis estar.

 

Nota: por supuesto, y aunque aquí no lo he mencionado, la idea de rebalancear la cartera también cumple este mismo cometido, pero de forma menos eficiente; aunque debe hacerse y completar con ella el beneficio de re-invertir el exceso de rentabilidad generado por la cobertura en las posiciones Largas.

Sobre el rebalanceo, un detalle simplemente:

La acción A, que pondera un 10% del capital de nuestro portfolio, cae y tras la caída pasa a ponderar un 7%

La acción B que pondera un 10% del capital también, sube y tras la subida pasa a ponderar un 12%

Rebalancear: consiste en vender los beneficios extra que ganan unas acciones e invertirlos en aquellas aquellas acciones que más hayan caído de tu portfolio, para llevar los pesos de las acciones al equilibrio inicial que tenía la cartera.

retorno absoluto